EL ESPÍRITU DEL TRABAJO EN EQUIPO (Segunda Parte

 

imagesContinuando con el modelo desarrollado por el profesor Barry Heermann
sobre el Espiral del Trabajo en Equipo, observemos las diferentes estapas del mismo:

1-      Iniciación; etapa en la cual los asistentes identifican los elementos comunes que se
deben dar para que los miembros puedan reconocerse a sí mismos y a sus compañeros. Esta etapa es importante ya que les permite a los integrantes recuperar el corazón y el espíritu perdido. La falta de estos hace que las personas se dediquen a ritmos de trabajo compulsivos, frenéticos, obsesivos o adictivos, sin siquiera pensar en los demás. Los individuos viven rutinas sin espíritu y sin gozo. La falta de consonancias, elementos comunes que impulsen las sinergias, son reemplazadas con disonancias; actitudes hostiles que dificultan la interacción entre las partes.

2-      Re encuentro con la Visión; recuperación de la calidad del espíritu al interior de los equipos. La falta de un objetivo claro y compartido en el cual todos los integrantes puedan reflejar su trabajo, lleva a que cada uno realice sus propios esfuerzos individuales para alcanzar metas particulares, restándole dinámica a la organización. Esta etapa genera un extraordinario universo de posibilidad por lo que puede ser alcanzado, por lo que está presente y por lo que se ha alcanzado para el equipo.

3-      Sentido de Pertenencia; el distanciamiento entre las personas y la falta de claridad en la visión común, lleva a que las personas pierdan el sentido de pertenencia al  equipo. Cada quien se preocupa por sus propios intereses sin sentir ni verse afectado por los problemas de los demás. Nuevamente, la ausencia de sentido de pertenencia, lleva a que los resultados finales de un equipo sean inferiores a la suma individual de los aportes de cada uno de los integrantes. En esta etapa, se desarrolla la solidaridad que permitirá alcanzar un sola razón de ser del equipo y el aseguramiento entre sus miembros de lo que debe ser alcanzado

4-      Celebración; el trabajo individual y la desconexión existente entre los miembros del equipo, lleva a que no exista ningún reconocimiento entre los miembros de los éxitos o metas alcanzadas, así como tampoco sobre los hechos de importancia que afectan a cada uno de ellos. Esta brecha hace que cada día se aumenten las distancias entre cada uno de los integrantes de los equipos. En esta etapa se busca despertar el asombro y la aceptación por aquello que sea importante para los miembros del equipo. Expresar de forma explícita el reconocimiento que se tiene por la labor desempeñada. En la medida que esta etapa se desarrolle, se afianza el sentido de pertenencia de la etapa anterior

5-      Liberación; los integrantes de los equipos comienzan a reprimir su participación activa en la interacción con sus compañeros. El abstenerse de aportar sus opiniones, sus conceptos y hasta sus conocimientos, llevan al equipo a tener un solo punto de vista; el de la persona que esté hablando más alto. Es de suma importancia que los integrantes puedan expresar, libre y respetuosamente sus opiniones. Esto permitirá poder tener diferentes puntos de vista en el análisis y toma de decisiones del equipo, mejorando los criterios con los que se está actuando. Esta etapa generará un sentimiento de libertad y apertura en los integrantes, al poder ser directos y compartir con integridad sus opiniones.

6-      Servicio (eje central del modelo); las personas que no sienten el espíritu de un equipo no actúan en función del servicio. Sus comportamientos están enfocados solamente a cumplir con sus tareas, sin importarles los demás. Estas personas normalmente tratan a sus clientes internos de forma ruda, exigente y fría, sin darse cuenta que ese mismo comportamiento será traspasado a los clientes externos. Esta etapa desarrolla el sentido de contribuir en el servicio para compañeros y clientes.

Los talleres que se realizan, tienen como objetivo primordial, llevar a los participantes a reflexionar sobre sus principales objetivos. Las relaciones tradicionales al interior de los equipos son identificadas como  relaciones dominadas por la razón (Ken Blanchard, John Renesch, Bill DeFoore y Perry Pascarela, entre otros muchos).  Mediante un cambio en la forma de interactuar tradicional del ser, se induce a las personas a expresar su espiritualidad y sus sentimientos, lo que permitirá entender las motivos que nos llevan a actuar de determinadas maneras (Joel Levey, Angeles Arrien, Kimn Harving Rutigliano, Rae Thompson, entre otros).

Mediante el conocimiento compartido de las metas individuales y el espíritu que lleva a las personas a obrar de cierta manera, se generan los espacios que permitirán a los miembros de un equipo a superar sus dificultades internas y alcanzar las metas establecidas, mediante la creación de un espiral ascendente de trabajo en equipo cuyo eje central es el servicio.

Las personas interesadas en profundizar más sobre este modelo pueden hacerlo contactándose directamente con jcmejiaf@007mundo.com

Comentarios

  1. GILBERTO PADILLA CASTRO dice:

    Dr. Juan Carlos Mejía F., no habia tenido la oportunidad de visitar su web. Esta mu interesante y los contenidos estupendos.
    Exitos en su gestión y gracias por el envío periódico de las cápsulas “para el alma” tanto personal como organizacional.

    Atentamente
    GILBERTO ANTONIO PADILLA CASTRO
    Coordinador de Talento Humano
    TRANSMILENIO S.A.

Opina

*

Visit Us On FacebookVisit Us On Twitter